Espacios narrativos CYL

Lugares literarios de Castilla y León

La sima

  • Año: 2009
  • Espacio real:
  • Espacio imaginario:

  • Autor
  • Merino, José María


  • Textos representativos

    TEXTO 1:

    [...] un paraje espantosamente destripado […] un sitio indefinido, un lugar sin lugar, una inmensa herida terrosa en mitad de las montañas.(88).

    TEXTO 2:

    [...] me acerqué hasta la orilla pisando la nieve en el reclamo de mi sueño de aguas claras, pululantes de vida. Las del embalse están oscuras, como corresponde a estos pantanos, aunque unos patos alzaron súbitamente el vuelo delante de mí. Un embalse como éste es también una especie de sima a la que se ha arrojado vida e historia, en éste hay muchos pueblos sumergidos, innumerables fantasmas de asuntos que nunca nadie recordará. Un embalse es una forma de tiempo humano que ha destruido otro tiempo sin convertirse en tiempo cósmico. (206).

    TEXTO 3:

    [La isla era el] único enclave quechua en un entorno aymará, no venía ni en los grandes atlas, y eso le daba un encanto de lugar imaginario. (230).

    TEXTO 4:

    […] la comarca estaba en todo su esplendor veraniego, olorosa a hierba, brillantes las praderas donde las vacas pacían mansamente, las corrientes de agua murmurando su frescor sonoro, los arbolados cuajados de follaje, en la caliza de las cresta innumerables un fulgor de plata, un escenario bucólico que marcaba con firmeza esa indiferencia de los espacios naturales ante nuestra miserable condición de seres ensimismados en la cárcel del tiempo.(200).

    TEXTO 5:

    El camino de las brañas es un paraje admirable. En pocos pasos se entra en el tiempo no humano, ni siquiera las chozas que se van dispersando muy escasamente a lo largo de la ruta dan la impresión de construcciones históricas, es como si perteneciesen a ese momento original e inmóvil de los mitos o de los cuentos… Los prados quedan acotados por masas arbustivas, al terminar una cuesta, después de muchas subidas y revueltas, aparece ese bosque de tejos donde se encuentra algún ejemplar milenario, a menudo corrientes de agua que salvan los desniveles con súbitas cascadas, y más allá del bosque, a la derecha, en el mismo macizo que la sima de Montiecho, después de una subida entre peñascos, otras simas que llaman de Carras , a las que nunca me acerqué. (280).

    TEXTO 6:

    [...] aquí es donde viven las hadas (283).

    TEXTO 7:
    [...] lugar del tiempo no humano, o sin tiempo, luego lo comprendí con claridad. (283).


     

Inicio | Buscador | Índice | Acceder

Aviso legal    © 2020  Tictac Soluciones Informáticas